11 tips para cortar las uñas al bebé: manicura y pedicura para primerizos

cortas las uñas al bebé

¿Cómo cortar las uñas por primera vez al bebé?

Para los papás primerizos cortar las diminutas uñas de las manos y los pies de su bebé siempre es un momento lleno de dudas. “Tengo miedo de hacerle daño”, “no sé si voy a hacerlo bien”…Sin embargo, usando a la vez la delicadeza , la suavidad y una técnica adecuada, se puede salir airoso de la primera manicura que le haremos a nuestro pequeño.

cortar las uñas al bebé

 

Los bebés nacen casi todos con unas uñas de considerable longitud , aunque frágiles y quebradizas.  Gesticula  mucho y se lleva tanto las manos a la cara que tiende a arañarse con bastante frecuencia. Por lo general esos arañazos son heriditas sin importancia que curan en poco tiempo sin ningún otro cuidado que el de la limpieza diaria.

Hay que saber que esas uñas, que se rompen fácilmente y de manera irregular,  no se harán más resistentes hasta que cumpla al menos 3 ó 4 semanas. Nacen muy pegadas a la piel  y aun cortándolas, seguirán rompiéndose  y no impedirán algún que otro arañazo.

Para evitar cortar las uñas a sus bebés,en algunos países muchos papás le ponen, esas primeras semanas, unas manoplas especiales para recién nacido que les impide arañarse. Pero ¿No os parece una pena encerrar esas manitas y privar de libertad de movimiento a sus minúsculos deditos?  Además en verano ¡buff, nada más pensarlo se me quedan las manos sudorosas! Las manoplas para el invierno y solo como protección contra el frio. Pero es una opinión nuestra. Si alguien quiere probar, adelante.

Si se quiere  rebajar esas uñitas de “Eduardo manostijeras” (exageración) antes  de que el bebé cumpla el mes de vida, nosotros aconsejamos usar una lima de uñas de cartón muy suave y de bordes redondeados  para intentar igualarlas. Usarla con mucha suavidad y lentamente.

Si a pesar de todo se quiere probar con las tijeras o el peque ya es más mayor,estas son las pautas que habría que seguir para cortar las uñas:

Consejos a seguir para cortar las uñas del bebé

  1.  Utilizar unas tijeras  pequeñitas ,de punta roma, especialmente destinadas a puericultura.
  2. No olvidar desinfectar las tijeras con alcohol de 90º antes de cada uso.
  3.  No apurar el corte, quedar la uña un poco por encima del borde de la piel. Las primeras semanas las uñas  siguen muy pegadas a la piel y a veces se hace difícil reconocer la zona que se puede cortar . Hay que intentar no cortar las pielecillas que bordean la uña.
  4. Cortar en línea recta de forma que la uña quede cuadrada ( no seguir la línea redondeada del dedo). Esa forma cuadrada previene las uñas encarnadas ( uñas que crecen bajo la piel y que provocan dolor) además de proteger del corte la piel ,de los lados de la uña ,que es aún muy frágil.
  5. Cortar cuando se necesite. Por lo general , las uñas de los pies hay que cortarlas una vez al mes, las de las manos, que crecen mucho más rápido, cada 15 días.
  6.  Se puede terminar la manicura puliendo delicadamente, con la lima , el borde de la uña y finalizar con un suave masaje ( que le encantará) por toda la mano , con la ayuda de una crema hidratante.
  7. Si a pesar de toda la delicadeza  que se pone en la operación  se produce un pequeño corte ¡no entrar en pánico! No sería ni el primero ni el último a quien le ocurre. Coger una  gasa estéril y presionar la herida hasta que se corte la sangre. Dejar la herida al aire. Nunca se debe tapar una herida y menos con una tirita o gasa. Hay que recordar, sobre todo en los primeros meses de vida, que el bebé experimenta a  través de la boca. Se podría llevar el dedo vendado a la boca, chupar el vendaje, este último despegarse y el bebé tragárselo. Una tirita solo puede traer un riesgo de atragantamiento o asfixia.
  8. Nunca insistir en cortar si el bebé se mueve mucho o si se queda con el puño cerrado. Lo único que se conseguiría es herirle en el forcejeo. Siempre habrá una ocasión en la que esté más tranquilo.
  9. La mejor postura para hacerle la manicura al bebé: sentado sobre nuestras rodillas con la espalda bien pegadita a nosotros. Coger una de las manos pasando nuestro antebrazo bajo su axila y agarrando uno a uno los deditos del que vamos a cortar la uña.
  10. Lo más importante para que el momento de cortar las uñas el bebé no lo sienta como algo desagradable, es escoger el momento adecuado. Tiene que ser cuando más tranquilo esté. Puede ser después de una comida, al despertar, después del baño…
  11. Para la pedicura:

¡Cuidado que es más fácil que se mueva! Quizás sea el momento  de pedir ayuda al papá o la mamá que no esté cortando ,sobre todo si el bebé es de temperamento inquieto. Sentado en las rodillas de uno de ellos, esta vez pasando nuestros brazos por delante del cuerpo del bebé, como si fuese un cinturón de seguridad , inmovilizaremos  los brazos del bebé. Separar  los dedos ,para evitar herirle  y  cortar cada uña de forma cuadrada. Hay que mantener los dedos bien sujetos ( aquí está la ayuda del otro papa o  mamá). Pues hay que recordar que muchos sienten cosquillas cuando se le tocan los dedos de los pies  y ya se sabe que cuando nos hacen cosquillas nos movemos mucho!

Si ninguno de esos momentos surte efecto y vuestro bebé empieza a llorar y a retorcerse como una lombriz en cuanto os ve llegar con unas tijeras, si ni su juguete favorito le entretiene, entonces no queda otro remedio que abandonar  el intento y esperar para aprovechar a hacerlo mientras duerme.

Cortar las uñas al bebé puede ser el momento perfecto para ocuparse de bebé a la vez. Papá puede cogerlo en brazos para tranquilizarle o ayudar a sujetarle con más firmeza para que mamá pueda cortar o viceversa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *