Bebé de 0 a 2 años: Desarrollo mes a mes

desarrollo-bebe

Día tras día, desde su nacimiento, tu bebé va superando, con tu ayuda, una etapa diferente. Reconoce en cuál de ellas se encuentra en estos momentos y cómo le puedes ayudar a enfrentarse a ella. Recordando siempre que cada pequeñín es un mundo y que cada uno va tiene un desarrollo diferente y a su ritmo.

El cuadro que te ofrecemos es sólo orientativo en cuanto a los logros mensuales. Los más despiertos llegarán antes y otros más remolones llegarán un poco más tarde.
desarrollo-bebe

El bebé de 0 a 2 meses
Minúsculo y frágil, tu bebé acaba de nacer y ya está preparado para enfrentarse a la vida. Sus facultades para aprender son enormes, sobrepasando con mucho la de los adultos.
Entre el bebé y su mamá se va tejiendo, desde los primeros días, una relación de amor íntimo. La comunicación y cuidados diarios contribuyen a un apego mutuo que perdurará en el tiempo. En esa comunicación el recién nacido participa con sus cinco sentidos:
– La vista: mirándose mutuamente, bebé y mamá comienzan el proceso de reconocimiento fundamentando los principios del apego.
– El oído: aún no entiende el significado de lo que le dicen pero percibe su valor afectivo.
– El olfato: acurrucado en el cuello de su mamá percibe su olor y reacciona con muecas que demuestran que está contento y feliz.
– El gusto: al mamar absorbe todo el amor de su madre.
– El tacto: A través de su cuerpo recibe los mensajes principales: las caricias, los besos y los abrazos le dan un sentimiento de seguridad.

En las primeras semanas el recién nacido se impregna de tu presencia y de tus emociones. Dependéis completamente el uno del otro. Sin embargo, a partir del segundo mes te das cuenta que esa personita es independiente de ti y es capaz de quedarse despierto en su cuna, o solito en la habitación.
Vas a verle progresar:
El 1º mes: empezará a sonreír y si le pones boca abajo será capaz de levantar la cabeza unos segundos.
A los 2 meses: podrá sostener torpemente un objeto entre sus manos y llevarlo hasta su campo visual. Empieza a vocalizar con la garganta (lo que conocemos como gorjeos) emitiendo un “aggg” que en unos meses más se transformará en el “aaajo” que nos hace caer la baba pensando que el bebé ya ha dicho su primera palabra.
¿Qué juguete le podemos ofrecer en esta etapa?
Un móvil con o sin música que le pondrás en la cuna para que vea moverse las figuras y escuchar en su caso una melodía tranquilizadora.

El bebé de 3 a 6 meses.
Tu bebé sigue creciendo en seguridad y ya puedes empezar a separarte un poco de él. Gracias a tu presencia y a la de los adultos que se turnan a su lado (papá, abuelos, tíos, puericultora…) el pequeño empezará a construir su personalidad. Aunque aún no entienda lo que le dices lo registra todo en su cuerpo y su memoria. Tu bebé se adaptará mejor a las nuevas situaciones si te siente segura y tranquila. Como si estuviese “enchufado” a tu subconsciente, capta la confianza o desconfianza que demuestras o la de los que lo cuidan en tu ausencia.
Los verás progresar en:
Con 3 meses. Jugar con sus manos y llevárselas a la boca.
Con 4 meses: si lo mantienes de pie sujetándolo, empuja con sus pies cogiendo como impulso.
Con 5 meses: reírse a carcajadas y reconocer su biberón
Con 6 meses: quedarse sentado durante unos segundos con la espalda encorvada.
¿Qué juguetes le podemos ofrecer en esta etapa?
A los 3 meses: una hamaca con arco de juegos.
A los 6 meses: una alfombra de actividades y juguetes que suenan.

juguete-bebe
El bebé entre los 7 y los 12 meses
Mes a mes entre tu bebé y tú se va instaurando un diálogo: si llora le acaricias, le das el pecho o el biberón, le sacas de paseo…y si deja de llorar es que has acertado con lo que te pedía.
En esta etapa es curioso y se interesa por todo lo de su alrededor. Mucho antes de hablar se comunica con sonrisas, muecas y carcajadas y busca en tu mirada la confirmación de que compartes su alegría.
Sin embargo, hacia el 8º mes este bebe sonriente y sociable se vuelve de pronto tímido y salvaje. Llora en cuanto te alejas de él y sólo quiere estar “entre tus faldas”. Rehúye de los extraños y se va corriendo a la seguridad de tus brazos. Es la etapa en la cual tu pequeño descubre su individualidad y la de su mamá. Ahora hay que extremar las precauciones si le vas a llevar a la guardería o te vas a ir algún día fuera sin él por primera vez.
Su más fiel compañero en este periodo es su muñeco o doudou que mantiene viva tu presencia cuando lo toca o lo huele.
Su cuerpo está ya más tónico: primero su cabeza, luego sus brazos y manos son más fuertes y en cuanto su musculatura se lo permite se pone en pie. Si lo dejas tumbado boca abajo ya sabe darse la vuelta solo y sentarse. En la última etapa ya se pone de pie y empieza a andar.
Descubre el mundo a su alcance y cada vez le entran más ganas de moverse y acceder a nuevos espacios, nuevos juegos y nuevos descubrimientos.
Lo verás progresar en:
Con 7 meses: ya le gusta la comida con cuchara, puede agarrar figuras como cubos y parlotear.
Con 8 meses: sus gestos son más precisos y es capaz de coger una miguita de pan con su pulgar y dedo índice.
Con 9 meses: si lo sostienes le encanta estar de pie.
Con 10 meses: gatea, dice adiós con la mano y la mueve al son de los “cinco lobitos” o da palmadas con la”palma, palmita”.
A los 11 meses: anda cogido de la mano de un adulto o agarrándose a los muebles. Entiende el significado de la palabra “no”.
Al año: da sus primeros pasos y pronuncia algunas palabras. Es el momento de más felicidad para el papá que oye a su peque llamarle con esa primera palabra: “papa”.
¿Qué juguete ofrecerle?
A los 7 meses: juguetes para el baño
A los 8 meses: un doudou, o muñeco suave
A los 9-12 meses: correpasillos, juegos para apilar.

El bebé de 1-2 años
Independencia y autonomía son las palabras claves con sus 1-2 años. Andar le abre mil y una posibilidades de explorar el mundo que le rodea. Es ahora su juego favorito pero los límites que le impone su mamá, por miedo a que le ocurra algo, son cada vez más difíciles de aceptar.
Es la etapa del “no”. No entiende que se le ponga coto a sus deseos de pequeño explorador y llora y se enrabieta para intentar conseguir lo que quiere. Es el momento de poner freno a su libertad de acción, de exigir y de prohibir. Aprende que hay diferencias entre sus deseos y la realidad, que ahora los límites exigidos son frustrantes pero será muy constructivo para su futuro.
Momento también de adquirir la autonomía del control de sus esfínteres: en cuanto el niño sepa subir y bajar solito una escalera es el momento de proponerle el orinal aunque hasta después de los dos años no sea plenamente autónomo en ese aspecto.
El lenguaje se intensifica. Pregunta mucho y a veces se enrabieta porque no entendemos lo que nos quiere decir. Hay que hablar mucho con él para que enriquezca su vocabulario.
Con el juego desarrollará sus capacidades sensoriales, motrices y afectivas. Jugar con él es tan importante como darle mimitos. Le encanta que participéis de ellos y compartirlos contigo.
Sus progresos en ese año:
1 año: da sus primeros pasos, empieza a hablar y juega con una pelota.
15 meses: sube las escaleras a gata. Repite las palabras que forman parte de sus rutinas diarias, apunta con el dedo lo que le interesa y le encanta mirar por todos lados.
16-18 meses y casi hasta los dos años y medio dice a todo “no” y puede tener rabietas por cualquier nimiedad.
18 meses: se reconoce al mirarse al espejo, empieza a correr y ya puede comer solo. Se sienta en el orinal, sabe apilar hasta 3 cubos y garabatea en círculos.
21 meses_ cada vez mantiene más conversaciones con palabras y gestos. Reconoce muchas partes de su cuerpo si se las nombras y puede jugar bastante tiempo solo.
2 años: Escucha cuentos, corre, sube y baja escaleras, abre puertas y hasta se quita la ropa con ayuda.
En esa etapa los juguetes que le ayudarán:
13-15 meses: juegos de apilar, instrumentos musicales
16-17 meses: cajas de encastre de formas geométricas, juguetes de arrastre y de empuje.
18 meses: lápices de colores, rotuladores, acuarelas y plastilinas.
19-24 meses: juguetes de imitación (cocinitas, granjas…) y muñecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *