El bolso perfecto para la guardería

guarderia

A todas las mamás les da mucha pena llevar a sus bebés a la guardería más aún si son muy pequeñitos y no queda más remedio. Según la guardería elegida y la edad del bebé tendrán que preparar una serie de cosas imprescindibles para que los pequeños se sientan casi como en casa y extrañen lo menos posible.

que llevar a la guarderia

Después de varias semanas buscando la guardería ideal para ellos, los papás  han encontrado el lugar perfecto para que cuiden de su retoño, la guardería donde el personal les ha transmitido la confianza necesaria para una dura separación. Les han comentado y enseñado el funcionamiento del centro y seguramente para los más mayores les hayan dado una lista con todo lo que necesitan para entrar “con buen pie”.

Debéis tener claro lo que pone la guardería y lo que tenéis que llevar  vosotros de casa. 

Aquí os dejamos los imprescindibles para los más pequeñitos. Para que no haya prisas de última hora y que todo se pase lo mejor posible.

Si el bebé es menor de dos años seguramente tendrá que llevar, en su bolso maternal o mochila, todo muy bien etiquetado con su nombre:

Para su aseo:

  • Pañales. Si es para el día, contar al menos uno por cada tres horas que se quede en la guarde y añadir uno o dos más para posibles emergencias.
  • Toallitas húmedas.
  • Ropita de recambio: 2 bodies de manga larga o corta, según la estación del año,  camiseta y braguita o pijama, patucos o calcetines y trajecitos (sudadera y pantalón, legging, vestidito…) Todo que se pueda quitar y poner lo más cómodamente posible.
  • Una bolsita de aseo con: Cepillo para el pelo, crema para el culete (si la usa normalmente en casa), crema hidratante con factor solar por si lo sacan al patio los días de sol (tanto en invierno como en verano) además de un sombrerito o gorro según la estación. También es bueno incluir la medicina que le receta habitualmente el pediatra en caso de fiebre leve, un termómetro, suero fisiológico, un paquete de pañuelos (para los más mayores) y un frasquito de colonia si suele utilizarla en casa.bolso-guarderia

No olvidar incluir una bolsa de plástico para guardar la ropa sucia.

Para su comida: 

  • Un biberón o vaso, plato y cucharita.
  • Si el bebé sigue tomando solo biberón, las dosis de leche que necesita para el día. No os olvidéis preguntar si el agua la ponen ellos o si también hay que llevar la botella.

Si va a seguir con la lactancia materna llevar la leche congelada por dosis de biberón para que en la guardería la descongelen en frigorífico y se la puedan dar luego al bebé.

  • Para llevar la leche, los pures, los potitos y la comida, puedes encontrar recipientes adecuados a cada uno de los alimentos, la mayoría de estos recipientes además están cerrados herméticamente, no dejan escapar ni líquido ni sólido y se pueden congelar y calentar en microondas fácilmente.
  • En todo caso llevar la comida en un guarda biberón o mochila isotérmica para que todos los alimentos lleguen en óptimas condiciones.
  • Baberos.

Para su descanso:

  • Chupete (si lo usa habitualmente). Personalizado con su nombre  o con cadenita (si ya socializa).
  • Si ya tiene un peluche o un doudou tampoco puede faltar en el bolso
  • Para los más pequeñitos que se separan por primera vez de su mamá también se puede incluir una camiseta o pañuelo que huela a “mamá” y le tranquilice. Una muselina sería ideal para ello, los mamás y papás pueden llevarlo al cuello a modo de pañuelo el día anterior para que se impregne del perfume y del olor del cuerpo de los papás y así, al día siguiente se quedará el bebé con un trocito de su hogar que le tranquilizará y le hará sentirse más seguro.
  • Sábanas y mantita.
  • Si en el rito del dormir se ha acostumbrado al bebé a un móvil musical, no estaría de más llevárselo sobre todo los primeros meses para que esa melodía que le es tan familiar le tranquilice y se duerma enseguida.

No se trata de hacer un bolso repleto todas las mañanas y  de ir con prisas y de olvidarse la mitad de las cosas. En la mayoría de las guarderías tienen para los más pequeños unas taquillas o una caja con su nombre donde guardarán por ejemplo: la bolsa de aseo con los medicamentos, algún juego de sábanas, un recambio de ropa, biberón, paquete de pañales y toallitas, patucos y calcetines, algún potito por si la comida cae accidentalmente al suelo y un chupete de recambio. Así  las mañanas pueden ser más tranquilas para preparar el bolso en el que sólo necesitarás meter su peluche (si lo usa) su ropita para cambiarle y su comida del día. Así podrás disfrutar con serenidad de ese momento del día con tu bebé y tomar como desayuno la dosis de ternura que te servirá para afrontar la jornada laboral.

¡Suerte para ambos!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *