Un día de campo con el bebé: inolvidable para niños y mayores

Ya estamos de lleno en la primavera, el tiempo ideal (si no llueve claro) para pasar un buen día en el campo con el bebé. Las tardes cada vez más largas y las temperaturas suaves son lo mas, antes de que llegue el calor del verano, para descansar de la rutina de la semana.

al campo con el bebé
Tenemos ganas de espacio, de naturaleza, de momentos de compartir con familia u amigos.
Las salidas al campo para comer y pasar el día es uno de los planes que más gusta a los papás. No hay que tener la casa limpia como una patena para la revisión de la suegra (jajajaja). No hay que estar horas en la cocina para preparar una comida digna de un general. Tampoco se alargan las sobremesas hasta altas horas de la noche, de forma que no enturbian nuestras necesidades de sueño…
Así que una comida en el campo es: práctica, sencilla y eficaz para el relax…todo lo que nos gusta cuando acabamos de tener un bebé. Bueno, con un bebé nada es tan sencillo, pero con nuestros consejos de lo que se necesita y como organizarse, la salida al campo puede ser todo un éxito.

Espacio, zonas verdes y sombra

Todos tenemos, a lo largo de la geografía española, un lugar no muy alejado de casa para poder descansar. Un parque, un pantano , un rió o un jardín publico o privado. Un  buen sitio de sombra y hierba fresca, limpia y confortable donde poner “el campamento”. Lo ideal es un sitio con árboles, pero si no es el caso, siempre se puede llevar una buena sombrilla o tienda anti UV..

¿Qué tenemos que preparar en el campo con el bebé?

Con el bebé ya se sabe que cualquier desplazamiento supone también llevar el coche lleno de “trastos”. Intentemos hacer una lista de todo lo que tenemos que tener listo para ir al campo con el bebé. Procura limitar el peso al mínimo.

Estos serían los indispensables:

  • Una manta o alfombra lo bastante grande para que se pueda sentar toda la familia y sobre todo donde el bebé se pueda acostar tranquilamente y que se pueda lavar fácilmente.
  •  Si el bebé es muy pequeñito se puede llevar la silla de paseo pero quizás sea mejor coger su cunita nido donde estará la mar de agusto. Y una mochila por si queremos dar un paseito con él.
  • Una bolsa nevera
  • Lo necesario para cambiar al bebé. En su bolsa no deben faltar los pañales, un cambiador, toallitas húmedas para limpiar el culete y las manos antes y después de comer y jugar… Cremita para el culete y una muda de repuesto.
  • Algunos juguetes para los más pequeños. Inútil llevarse un cargamento, porque lo que más les va a gustar es descubrir flores, hierba y piedrecitas con los que van a jugar estupendamente.
  • Si el bebé toma biberón no olvidarse de llevar un calienta biberon de viaje
  • Una bolsa isotermica, o termo para conservar caliente el potito o el puré que traemos de casa.
  • Cantimplora, vasos con tapa, caja para merienda isotermica… No son indispensables pero sí practicos y ecologicos.
  • Un neceser con los básicos de farmacia. Desinfectante (¡ojo mamá del que no pica eh!) gasas y tiritas, crema repelente de insectos. ( por si acaso, sobre todo si estáis cerca del agua).
  • Crema solar, sombrero, gafas de sol, muselina (para dormir tranquilamente la siesta)… Todo lo necesario para protegerle del sol.
  • No te olvides de una bolsa de basura ( para los pañales sucios y los restos de la comida de los adultos).

al campo con niños

La compañía

Lo ideal es programar las salidas al campo con el bebé con amigos y familiares que tengan también niños un poco mayores. Estos estarán super contentos de ocuparse un poco de los más pequeños.  Pueden correr con ellos, enseñarles a jugar con piedrecitas, recoger flores, jugar con el balón o montar en bici, ir y venir a beber, poner los pies en la mesa (manta), levantarse durante la comida…Mientras que los papás se turnan para estar atentos a los peques los otros pueden aprovecharse del sol y del paisaje o hablar entre ellos.
Si tenéis niños un poco mayores, ese día dejarles un poco a su aire. No estar pendiente de si comen poco o comen más guarrerias de la cuenta. (unas patatas fritas o un refresco de vez en cuando tampoco hacen daño). Será para ellos un día inolvidable que querrán repetir.

Y si vais solos en familia, solo hay una palabra para ese día: disfrutad. Disfrutad de cosquillas con una hoja o una flor, de volteretas en la hierba y de carcajadas de mímica con vuestros retoños.
Que paséis un buen día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *