¡Estoy embarazada!

Dispuesta a vivir por segunda vez lo que considero una de las experiencias más emocionantes en la vida de una mujer. Desde el primer día comienzo a experimentar un cúmulo de sensaciones y emociones de todo tipo, la mayoría de las veces encontradas; Alegría, estrés, preocupación, inquietud, tristeza, miedo, hiperactividad, ternura, cansancio, mal genio, …..EUFORIA!!!, Soy una “montaña rusa” o coktail de hormonas .

Durante el primer trimestre mi cuerpo se está preparando para acoger al bebé que aún es como un gusanillo. Los cambios que se están produciendo en mí no son perceptibles desde fuera, pero lo cierto es que estoy viviendo una auténtica revolución. Todo me da nauseas, me duermo por las esquinas, tengo ganas de llorar por cualquier cosa, o ganas de guerra (que se lo digan a papá). Pero también fantaseo y me ilusiono haciendo planes futuros imaginando a mi bebé y siento un gran deseo de comunicar la noticia a todos, familiares, amigos y sobre todo a los hermanitos. Esto si es un momentazo. ¿Cómo se lo tomarán?

Estoy embarazada

Segundo trimestre: Estoy más calmada desde el punto de vista emocional. Nos han confirmado que todo marcha bien, el bebé está creciendo sano y seguro dentro de mi barriguita. Las nauseas desaparecen y me encuentro con energía. Hacia la semana 20, ocurre algo…Una de las sensaciones más maravillosas que existen. ¡He empezado a notar a mi pequeño moverse dentro de mí! Al principio parecen burbujitas, culebrillas, mariposas, pero cada vez se hacen mas firmes y claras. Sus primeras pataditas. Estos momentos me hacen olvidar los malos ratos. Me siento privilegiada de tener esta vivencia. ¡Es como un milagro… Parece imposible tanta perfección!

Y por fin llega el tercer trimestre, Pufff…..! La recta final, el gran spring. Todo son preparativos y ganas de tenerlo todo listo a la perfección para la llegada del bebé; el tan acertadamente llamado síndrome del nido.

Mi barriga es inmensa, de mi ombligo mejor no hablar y cada vez estoy más torpe y cansada. Las noches se me hacen eternas y de nuevo han vuelto los miedos y los nervios, también la ansiedad por ver ya su carita, por tenerlo en mis brazos y saber que todo ha ido bien. Su llegada es inminente. En cualquier momento mi hijo asomará al mundo, listo para emprender una nueva vida fuera de mí.

Estoy embarazada

Bonita reflexión de nuestra compañera de Bblandia: Raquel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *