papa-y-bebe

Papá y bebé: instrucciones para primerizos

Cuando llega un bebé algunos papás sienten que no van a ser capaces de atenderlo, que son muy torpes para esos menesteres. A veces se sienten intimidados y confusos con la relación, casi de fusión, que existe entre la madre y el bebé. Si este es tu caso te contamos cómo puedes encontrar tu sitio como papá y crear un vínculo con tu bebé desde su nacimiento.

papa-y-bebe

El papá juega un papel muy particular en la vida de su hijo pues ve y actúa de una manera distinta a como lo hace la mamá y esa diferencia es muy beneficiosa para un bebé.

Como papá primerizo tienes mucho que ganar al crear un vínculo directo con el bebé lo más rápidamente posible para permitir así una relación sólida entre ambos desde el nacimiento. Podrás conocer a tu hijo y su carácter y él también se acostumbrará mejor a ti.

Con la experiencia que da el tiempo descubrirás que eres capaz de cuidar perfectamente de él. Te sentirás cada vez más a gusto y competente. Pues, al igual que ocurre con las madres primerizas, los papás tienen mucho que aprender y es normal cometer errores de vez en cuando, pero eso no debe ser un impedimento para estar con tu hijo. Un poco de paciencia, humor y serenidad te ayudará mucho en tu relación con el bebé y también con su mamá.

Para favorecer la relación papá y bebé aquí tienes algunos apuntes:

– Tómate tu tiempo para descubrir a tu bebé y observarlo: ¿qué le interesa, qué le llama la atención, a qué reacciona bien y a qué mal? Cuando lo conozcas mejor será más fácil establecer la relación.

– Entérate de las nociones básicas para la seguridad del bebé. Cuando sepas cómo coger al recién nacido, como bañarlo o cómo instalar en el coche su sillita de auto, por ejemplo, desaparecerán de ti la tensión y la angustia que sentías.

– Busca y encuentra actividades que te guste hacer con tu bebé, los dos solos, sin la mamá si es posible. Por ejemplo darte un paseo con él, llevándolo en una mochila o en su sillita de paseo, practica el “piel con piel”, báñalo, dale un masaje suave… Esto te permitirá tener una relación distinta con el pequeño.

– No percibas la lactancia materna como un obstáculo en la relación papá y bebé. Participa de ella llevando el niño a la madre cuando sea la hora de darle el pecho, acurrúcate cerca de los dos mientras la mamá amamanta si quieres, cógelo al terminar hasta que eche el aire, cámbiale el pañal…

En esa relación papá y bebé la madre también tiene un papel importante para que se pueda establecer. Ella sabe que tiene que dejar que el padre participe en los cuidados y actividades del bebé porque es muy importante para su desarrollo.

Algunas mamá llevadas por querer siempre lo mejor para sus hijos tienden a dictar a su pareja como tienen que actuar en todo momento con el pequeño. Tienen que saber que, a menos que la seguridad del bebé esté en juego, hay muchas formas de cuidar de un recién nacido y la del padre puede ser tan válida como la suya.

Si un padre siente que se juzga constantemente y de manera negativa todas sus acciones con el pequeño, tenderá a dejar todo el sitio a la madre o estará en conflicto permanente con ella anulando la relación padre-bebé.
Por eso la mamá deberá cuidarse de no tomar el sitio que le corresponde al padre, de dejar que papá y bebé se queden solos con regularidad, aceptar que su pareja actúe de forma distinta a la suya con el bebé, de poner en valor sus aciertos y de recordarle que su participación en la crianza es muy importante para el niño.
Porque cuidar y criar a un hijo es un trabajo en equipo y ese trabajo se tiene que hacer poniendo las necesidades del hijo en el centro de las decisiones, confiando siempre en la pareja y en sí mismo, dialogando y escuchando y recordando siempre que criar no es una ciencia exacta y que todos nos podemos equivocar.

Comments 1

  1. Pingback: Qué es Baby Blues: la tristeza postparto vs depresión postparto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *