Precauciones con el bebé en la playa o la piscina

bebe-en-la-piscina

Con las altas temperaturas que seguimos soportando en este mes de agosto , los bebés y niños solo quieren una cosa: pasar el mayor tiempo posible en la playa o en la piscina. El sueño perfecto del niño puede ser la pesadilla para los papás que tienen que estar con “cuatro pares de ojos” para que no ocurra ningún accidente.

bebe-en-la-playa

El miedo que puede surgir entre los nuevos papás de tener a su bebé en la playa o en la piscina no es para menos cuando se sabe que un bebé tan solo necesita 20 cm de agua para que le pueda ocurrir algo irreparable.

Lo que impera aquí, más allá de los consejos, es el sentido común. Así que estos son los “consejos/sentido común” que os dejamos. Pueden parecer muy obvios pero muchos en vacaciones nos relajamos y aunque sean unos minutos las ocurrencias de nuestros retoños pueden pasar factura así que:

  1. No dejes nunca a tu bebé jugar sólo en la orilla del mar o de la piscina.
  2.  No permitas que tu bebé en la playa o en la piscina se bañe solo, aunque sepa nadar. A veces nos confiamos demasiado con nuestros bebés de 2 o 3 añitos porque han practicado natación desde que tenían pocos meses pero en la playa las olas les pueden desconcertar al igual que los demás bañistas en una piscina. Así que acompañadles siempre, sin poner excusas .
  3. Tu bebé en la playa o en cualquier sitio de baño debe llevar siempre manguitos, chaleco o flotador antivuelco.
  4. Si os juntáis un grupo de amigos o familiares y varios niños juegan cerca del mar o la piscina, un adulto deberá vigilar y hacerse cargo de ellos. Aunque se pierda la conversación o la cervecita de turno, en otro momento se hará cargo otro adulto y podrá disfrutar también del momento. Hacer relevos de mayor o menor tiempo según lo decidáis, pero el momento de vigilar tiene que estar 100% atento.
  5. Hablad con los niños de los peligros del agua, sin que les de miedo pero que le tengan respeto.
  6. Si tenéis piscina particular en casa protegedla con una valla o cualquier dispositivo que sirva de barrera entre el bebé y la piscina y si no estáis en el jardín o patio, dónde se encuentre la piscina, dejad la puerta de casa cerrada . Los bebés, aunque pequeños , se animan a empezar a gatear en verano y en un momento se puede zafar de vuestra vigilancia. Otros un poco mas mayores pueden tener la idea de ir a coger la pelota que se ha caído al agua, o simplemente esperando la hora del baño se toman la libertad de ir a tocar el agua para decirles a los papás que el agua ya no está fría o cualquier otra ocurrencia.bebe-en-la-piscina
  7. Ningún aparato que se le ponga al peque para bañarse en la playa o en la piscina tal como chaleco, flotador, manguitos…debe sustituir la atención de los papás. Son meros acompañantes en su labor de vigilancia y ninguno es seguro del todo.
  8. Puedes llevarle a tu bebé en la playa o en la piscina, una bañera o pequeña piscina hinchable para que esté mas seguro y que el agua se caliente un poco. Pero en esta ocasión tienes que tener doble vigilancia: vigilar que no se resbale o se caiga de cara al agua y además vigilar que el agua no se caliente demasiado. Es un accidente bastante corriente, sobre todo si dejas el agua durante mucho tiempo en el jardín y metes al bebé sin probar antes. Su delicada piel puede sufrir pequeñas quemaduras sobre todo los días que sube el termómetro casi a los 40º.
  9. Recordad que no se puede tener al bebé en la playa en los  6 primeros meses de vida, su piel es demasiado fina y vulnerable. A partir de esa edad llevarlo embadurnado de crema solar con el factor mas alto y cremas especiales para bebés. No exponerlo en horas cuando el sol está muy alto ( entre las 11 y las 4,30h debe permanecer en casa ) . Usar sombrilla, gafas de sol, camisetas anti UVA y buena hidratación. Los bebés si no beben bastante y no están protegidos pueden sufrir otra clase de accidente: el golpe de calor.
  10. Si no lo has apuntado todavía a un curso de natación especial para bebés plantéatelo para la vuelta, sobre todo si en tu ciudad o pueblo existen esas estupendas clases. No te quitará de la vigilancia en las próximas vacaciones pero sí te ayudará a quitarte esa angustia que nos provoca ver a nuestros hijos tan indefensos en el agua.

Si estáis de vacaciones con vuestros bebés ahora mismo a la orilla del mar o en una piscina, intentad pasarlo bien pero sobre todo vigilad bien. Feliz verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *