Cómo preparar la habitación del bebé: cuarto seguro y tranquilo

habitacion-del-bebe

Pasamos más de un tercio de nuestra vida en el dormitorio y en el caso del bebé, en sus primeros años de vida, este tiempo es mucho mayor. La habitación del bebé juega, por lo tanto, un papel importante en su vida y en su desarrollo. Este lugar debe respirar serenidad, limpieza y tranquilidad.

habitación del bebé

Aunque la primera “casa” del bebé sea el vientre de su madre, muy pronto hay que pensar en su habitación, su espacio personal.

Antes mismo de su nacimiento hay que preparar lo que será su segunda casa y una de las primeras decisiones que hay que tomar, es si va a compartir habitación con los papás (la tendencia de los pediatras, hoy en día, es que el bebé comparta cuarto con sus padres al menos los seis primeros meses) o si va a tener una habitación propia desde su llegada a casa.

Se trata de una decisión muy personal y válida en cualquiera de las dos opciones pero que en ambos casos tiene un denominador común: cuidar del espacio para que el bebé se sienta sereno, feliz y tenga un descanso óptimo.
Para ello se debe tener en cuenta que la cuna, la decoración, el mobiliario y el color de las paredes nos ayuden a crear la atmósfera idónea para el desarrollo del bebé. Entre las opiniones de Pediatras, psicólogos y decoradores de interiores destacamos estos consejos:

La habitación del bebé:

  • Si el bebé va a tener su propia habitación, se intentará escoger el cuarto de la casa más cercano a la habitación de los padres. Al menos hasta los tres años el bebé tiene momentos de ansiedad por la separación y también se suele despertar varias veces por la noche. Necesitará tener a sus papás cerca y ellos también querrán atenderlo lo más rápido posible.
  • La habitación tiene que tener luz natural. Los rayos de sol (tamizados según la época del año) son indispensables para su crecimiento.Aún así, hay que tener cuidado y no poner la cama cerca de la ventana ,porque la luz a veces demasiado fuerte, puede cegar al bebé.
  • La temperatura ideal para que el bebé duerma bien debe estar entre los 18 y 20º. 21º durante el día es la temperatura óptima.

No olvidar humidificar el aire de la habitación. Para que el bebé pueda respirar bien, el aire no debe estar muy seco. Para ello, se puede depositar un cuenco con agua (que se cambiará regularmente para evitar la proliferación de hongos y mohos) o si la sequedad ambiental es mayor, un humidificador de aire. Este último dispensa un fino vapor de agua en la habitación y permite que el bebé respire mejor.

En cualquier caso hay que abrir regularmente las ventanas (5 minutos por la mañana al levantarle y otros 5 por la tarde son suficiente) para que se renueve el aire de la habitación. ¡Cuidado de no tener abierta la ventana cuando venga de tomar su baño! No debe sentir corrientes ni humedad en la habitación en ese momento.

  • Para las paredes optar por pintura lavable y no tóxica. Colores neutros (blanco roto o beige) si cohabita con los papas o colores pasteles para su habitación propia (salmón, melocotón, amarillo paja… con algunos toques de azul o rosa, si se quiere) son los colores que tienen que prevalecer los primeros años ya que los colores más fuerte pueden alterar su sueño.

Dejar secar bien la pintura antes de instalar al bebé en la habitación (varias semanas si posible) y ventilar a diario.

  • Cuidado con los enchufes a ras del suelo. Como mínimo deben estar a 1,5 m del suelo. Si en casa están bajos, hay que dotarlos de protección con” esconde enchufes” no sólo en la habitación del bebé, sino en todos los lugares en los que el peque pueda jugar, sobre todo cuando empiece con la etapa del gateo.
  • Para evitar riesgos de alergias y para asegurar una buena higiene en la habitación del pequeñín, evitar suelos enmoquetados y alfombras gruesas. Optar por suelos que se laven fácilmente y que se puedan desinfectar, alfombras que se puedan lavar y aspirar con frecuencia especialmente concebidas para ellos.

habitación bebé decoracionLos muebles para el bebé

 

  • Intentar limitar al máximo el número de muebles en la habitación del bebé durante los primeros años.
    De recién nacido, y más o menos hasta los seis meses de edad, se recomienda una cama pequeñita como una minicuna o moisés. Así, el bebé que está acostumbrado al espacio restringido que fue el vientre de su madre, se sentirá seguro y confortable.

Si se quiere optar por una cuna grande desde el principio existen sacos y adaptadores que se pueden meter en la cuna y limitar el espacio con un coste menor y ahorrando espacio.

De cualquier forma hay que escoger una cama en la que el bebé tenga una buena visibilidad desde todos los ángulos y no ponerla de espaldas a la puerta del cuarto. Esto evitará que le peque se asuste al encontrarse a una persona cerca de él sin haberla visto entrar en la habitación.

  • El colchón  para la habitación del bebé debe ser firme y se vestirá con ropa de cama preferiblemente 100% de algodón para que no tenga problemas de alergias y transpire adecuadamente.
  • Una pequeña cómoda donde guardar su ropita es suficiente ya que crece tan rápido que no necesita almacenar mucho. Si es un poco más ancha se puede usar también para poner sobre ella el cambiador, siempre con el cuidado que no pueda caerse el bebé en ningún momento.
  • Para su bienestar, es mejor escoger una luz amarilla, más parecida a la luz natural, para que no deslumbre al bebé cuando esté tumbado en su cama. Intentar que esté en una lámpara (no la bombilla desnuda en el techo) para que la intensidad sea la adecuada.
  • Optar por muebles de formas redondeadas para que las futuras “pupas” sean lo más leves posibles. Esconder hilos y cables , guardar todos los juguetes cuando sea la hora de dormir y si tiene alguno que no se sabe si está homologado o no, sobre todo no dejarlo tirado por ahí.

Hay que preparar el “cascarón” donde se criará el recién nacido tranquilamente pero pensando que este deberá seguir siendo un lugar sereno y seguro para él a lo largo de los meses y los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *