Infancia feliz: la importancia del desarrollo con juguetes

¿Sabías que los juegos ayudan a mejorar las habilidades físicas y psicológicas de nuestros pequeños? Así es: jugar es la forma más natural de aprender.

Juguetes, aprendizaje y desarrollo: jugando, los niños aprenden a relacionarse con su entorno, evolucionando en sus capacidades psicomotrices, integrando reglas de forma progresiva, e impulsando su desarrollo sensorial.

El mundo de los juguetes ofrece amplias y variadas posibilidades, y a veces puede ser un poco complicado elegir qué es lo ideal: un juguete tiene que ser divertido, pero también queremos que aporte experiencias positivas a los niños.

¿Cómo podemos decidirnos? Quédate con nosotros, ¡te lo contamos a continuación!

La edad: nuestra primera guía

Parece obvio, pero lo primero es pensar en la edad de nuestro pequeño: a veces nuestra experiencia como adultos se interpone en la elección. Los juguetes no deben forzar ningún tipo de aprendizaje: son compañeros de infancia que complementan el desarrollo natural de nuestros hijos.

Pensemos siempre en lo que rodea al pequeño: no es lo mismo el entorno de un bebé que el de un niño de tres años, ni tampoco será igual el entorno de éste que el de otro niño mayor, pongamos, de 8 años. Dicho esto, vamos allá:

Para bebés…

Tenemos que pensar en juguetes que estimulen su desarrollo más temprano, es decir, el desarrollo sensorial: oído, vista, tacto…; los juguetes más interesantes para estos pequeños son los que combinan formas básicas – como cubiletes, aros o estructuras apilables de colores variados – y sonidos fáciles de identificar – sonajeros, por ejemplo – . 

1. Carrito Pure con cubos de madera Janod 2. Manta interactiva Paula Lionelo 3. Sonajero Baby Crown de La Millou

Su desarrollo motriz se encuentra en un punto de partida: son interesantes los loopings o bucles en los que el niño puede dirigir un juguete sobre un recorrido, y por supuesto, las mantas de juegos para sentarse en el suelo, o parques infantiles cerrados.

Para niños a partir de un año…

Lo mejor serán juguetes que les ayuden a mejorar su estabilidad y equilibrio, como correpasillos y andadores, pues nuestro pequeño estará empezando a caminar.

1. Cubos Apilables La Granja de Janod 2. Andador juguetero My Dog 3. Correpasillos Multidireccional Hámster

Además, los juguetes de desarrollo sensorial evolucionan y añaden complicaciones conforme el niño crezca: podemos pensar en cubiletes que incorporen letras, números, animales… Artículos que complementen lo que va aprendiendo en la escuela.

Para niños a partir de 3 años…

Es recomendable buscar juguetes con más desarrollo. Son interesantes para esto los puzles y juegos familiares, y los juguetes de escritura como pizarras y cuentos.

Por otro lado, a partir de cierta edad a nuestros hijos les gusta observar e imitar: la imitación es una de las formas básicas de aprendizaje. Entran en escena los juegos de imitación, típicos y tradicionales, pero sobre todo, útiles: siguen funcionando a la perfección las cocinitas, los sets de mobiliario, las casas y cochecitos de muñecas, jugar a las tiendas, etc.

1. Bicileta de metal Vintage de Janod 2. Cocina Happy Day de Janod 3. Puzle-silueta Los 3 Cerditos

Finalmente, en lo que respecta a desarrollo motriz y al equilibrio, podemos cambiar balancines y caminadores por bicis, patinetes y juguetes similares.

Grupos de juguetes: Habilidades y recomendaciones

Si te fijas, los catálogos de juguetes están divididos en familias, no sólo para facilitar su uso, sino porque cada familia de juguetes ayuda a desarrollar un aspecto distinto en los niños: un balancín o caminador impulsará su desarrollo del equilibrio; una bici o unos patines harán lo mismo años después.

Juguetes de baño:

El baño puede ser un momento complicado para los niños, y, como todo, es cuestión de aprendizaje. Si un niño interioriza la actividad de bañarse como una experiencia positiva, su percepción cambia: bañarse ya no es una obligación – algo malo – sino un momento agradable. ¿Cómo lo logramos? ¡Jugando, por supuesto!

1. Libro mágico sumergible 2. Rociadores de agua 3. Juego de Pesca


Ayúdale a percibir el baño como una hora de juegos. Existe toda una familia de juguetes de baño: pequeños lanzadores de agua, cuentos sumergibles, barquitos y submarinos, juegos de pesca y redes, cubos, patitos de goma

Doudous, peluches y muñecos:

Como decíamos antes, un juguete es un compañero; algunos, como muñecos y peluches, son más fáciles de identificar como tal por su forma.

Por eso, los niños crean vínculos emocionales fuertes con ellos: les dan un nombre, duermen a su lado, y a menudo les gusta llevarlos consigo; de vacaciones, en el coche, al parque…  Este tipo de juguetes son importantes para ayudar a los niños en sus relaciones afectivas.

1. Muñeca Cristina de La Nina 2. Osito de Peluche de Pasito a Pasito 3. DouDou Zorrito de Saro

Además, y aunque esta función pueden cumplirla todos los juguetes, éstos son esenciales para enseñarles la importancia de compartir: es muy significativo cuando un niño permite a otro (un amigo, un hermano…) jugar con su peluche o muñeco favorito.

Juegos educativos y puzles:

Llamamos juguetes educativos a aquellos que, por sus características, ayudan al desarrollo concreto de alguna habilidad cognitiva: juegos de abecedario, mapas geográficos, libros de idiomas… Son muy variados, dada su utilidad.

Si los juguetes de baño facilitan que la ducha se convierta en una experiencia positiva, estos juguetes potencian lo mismo respecto al aprendizaje. Con ellos, el desarrollo escolar de tu hijo será más fácil, e incorporará mejor las rutinas de estudio en el futuro.

1. Mapamundi magnético con pizarra 2. Pack 4 Puzles del Cuerpo Humano 3. Libro Magnético Alfabeto en Inglés

Los puzles y rompecabezas, además, son ideales para la evolución lógica y racional de nuestro hijo. De muchos tipos y tradiciones, ayudan a mejorar la concentración y la paciencia: un puzle requiere tiempo y meditación, dos cualidades que conviene aprender a desarrollar en un momento en el que todo es inmediato.

Juegos de imitación:

Como os decíamos antes, la imitación es una forma originaria de aprendizaje. ¿Alguna vez has visto niños jugando a las tiendas en el patio del colegio? ¿A las cocinitas? ¿A “mamás y papás”? Repiten aquello que ven hacer a los adultos, porque todo lo que aún no está a su alcance es curioso, digno de explorar y, por supuesto, divertido.

1. Set de afeitado de madera 2. Crepería Móvil de Janod 3. Casita de Muñecas Mademoiselle

Estos juguetes siguen encantando a niños de todas las edades: sets de cocina, botiquines de juguete, carritos de la compra, casas de muñecas, muñecos a los que dar el biberón, cambiar pañales y pasear en el cochecito

Las posibilidades son muchas, y todas divertidas. Los juegos y juguetes de rol son estupendos para, desde un a edad temprana y de manera progresiva, integrar la responsabilidad en los niños.

Juegos en grupo:

Cartas, juegos de mesa y juegos recreativos. Se pueden jugar en familia o con amigos, por lo que resultan primordiales para que los niños mejoren sus relaciones personales, aprendan jerarquías de grupo a un nivel básico y razonen estrategias.

1. Cartas Swip’Sheep ¡Defiende a las ovejas! 2. Juego de equilibrio ‘Balancing Elephant’ 3. Juego de Cartas ‘Tótem’

Además, en estos juegos se juega con contrincantes, y por tanto enseñan a competir: porque para aprender a ganar, también hay que saber perder.

Ten en cuenta sus inquietudes y preferencias

Y para terminar, algo básico pero fundamental: piensa en qué intereses y aptitudes tiene tu hijo o hija antes de comprarle algo. Quizás le guste la música, o tenga alguna habilidad artística especial, una destreza deportiva en particular, le interesen mucho los vehículos…

1. Libro pizarra para colorear Jaq Jaq Bird 2. Colección de Instrumentos Musicales 3. Grúa de madera de Viga

Piensa que lo principal es que los pequeños disfruten, que los juguetes les aporten experiencias positivas, y que aprendan a divertirse de forma sana. Escucha, observa y aprende. Los gustos de tu hijo y su forma de pasárselo bien son importantísimos para entenderle.

Ya sabes: crecer jugando es crecer aprendiendo. ¡A disfrutar!

Deja una respuesta