Quitar el pañal al peque ¿cuándo y cómo hacerlo?

Se acerca el verano la fecha preferida por padres y madres para quitar el pañal a sus peques y enseñarles a controlar el esfínter para que dispongan de la autonomía necesaria  al pasar de la guardería al cole. Esta etapa de desarrollo del niño es muy ansiada por los padres  pero a veces puede llevar más tiempo del esperado, por ello se requiere de paciencia, dedicación  y  ayuda de los  consejos de  expertos como Cristina Grau Campanario, maestra en educación infantil y Nanny cualificada en Brighton (Reino Unido).  Cristina nos cuenta desde su amplia experiencia con bebés y niños todo aquello que necesitas saber acerca de esta etapa.

 

quitar-el-pañal-al-peque

¿Hay alguna edad indicada para quitar el pañal a los peques?

Depende de cada niño, pero a partir de los 18 meses podemos empezar, no antes, ya que no tendrían desarrollados los músculos necesarios y no más tarde de los 36 meses. No obstante y desde mi experiencia, los dos años sería una edad ideal.

En cuanto a la estación del año ¿Cuál sería la más adecuada para empezar?

Siempre y cuando el peque esté preparado para este proceso, recomendaría el verano para empezar ya que al vestir con menos prendas que en otra época del año,  resulta más fácil y rápido cambiarles en el caso de que tengan algún escape.

 ¿Qué pasos resultan más eficaces en este proceso?

  • En primer lugar, debemos introducirle el orinal al niño y explicarle para qué sirve y cómo se usa, lo ideal es decantarnos por un orinal cómodo y original que el mismo elija, así se sentirá más motivado para sentarse.
  • Tener preparados unas 8 braguitas/calzoncillos, el primer día podrías tener que utilizarlos todos. Es importante no dejar al niño desnudo todo el tiempo, ya que cambiamos el pañal por ropa interior. El peque tiene que darse cuenta de la diferencia entre húmedo y seco, y si está desnudo no lo va a notar.
  • Dejar el orinal siempre en el mismo sitio, para que el niño no tenga que buscarlo cuando lo necesite.
  • Hacer un cuadrante en el que cada vez que haga pipí o caca en el orinal le pondremos una pegatina y cuando tenga “x” pegatinas tendrá una recompensa. Esto es algo que siempre funciona por lo que forma parte de mis rutinas en esta etapa.

¿Qué debo y qué no debo decirle al peque?

Nunca se ha de reñir ni castigar al niño si se orina encima, es un proceso que lleva su tiempo y debemos hacerlo lo más agradable posible para el pequeño. Jamás decirle frases con connotaciones negativas como que es un bebé o un niño malo, ya que esto no ayudará en absoluto. Lo mejor es comentarles que no pasa nada,  que la próxima vez lo intente en el orinal y cuando esto ocurra note que estamos contentos por sus logros.

También es importante que los niños conozcan desde muy pequeñitos la importancia que tiene la higiene de las manos por lo que debemos recordarle al peque que tiene que lavarse las manos después de usar el orinal.

Por último y desde tu experiencia ¿podrías darnos algún consejo a los papás y mamás que nos leen?

El mejor consejo es tener mucha paciencia. No debemos preocuparnos si el primer día tiene muchos accidentes en unas horas, eso no significa que no esté preparado, tiene que habituarse al orinal.  Lo ideal es recordárselo cada 30 minutos los primeros días e intentaremos q esté sentado unos 5 minutos (o más si ellos quieren), les podemos leer un cuento relacionado o ponerle canciones, para que sepa por qué  está sentado en el orinal. Conforme vayan pasando los días podemos dejar intervalos de tiempo mayores entre recordatorios.  Se ha de  facilitar al niño su independencia a la hora de ir al orinal, por lo tanto lo ideal es ponerle pantalones que sean capaces de subir y bajar solos, sin botones o cremalleras, con cintura elástica sería una buena alternativa.

Lo mejor es que el primer día que le quitemos el pañal, intentemos  estar en casa y no recibir muchas visitas para centrarnos en nuestro pequeño y ayudarle en este proceso, encauzándole y haciéndolo interesante para el niño.

Y por último y quizás sea lo más importante, tenemos que ser constantes, ya que la falta de constancia desorienta a los niños y bajo ningún concepto volver a ponerles el pañal por comodidad  o porque vamos a casa de un amigo, lleva siempre varias mudas de repuesto, en mi caso, los primeros días llevo un orinal pequeño bajo el carrito.

Desde BBlandia esperamos que os hayan servido los consejos de nuestra experta y los pongáis en práctica!

Deja una respuesta