San Valentín y maternidad, perfectamente compatibles

El 14 de febrero, día de San Valentín, es famoso por ser una de las fechas más románticas del año, ya que se celebra el Día de los Enamorados.

Para mamás y papás, puede ser un poco difícil la celebración, ya que desde que un pequeño aparece en nuestras vidas, el tiempo de la pareja es compartido entre los tres. Sin embargo, cuidar nuestra salud como pareja sigue siendo importante, y no es incompatible con la crianza de un niño.

¿Quieres saber más? Quédate con nosotros, te lo contamos a continuación.

Dedicaos tiempo

Es lo más valioso que tenemos, y por eso es lo mejor que puedes darle a tu pareja. Muchas veces nos empeñamos en encontrar un regalo material, que será bonito y adecuado, pero al final es mucho más sencillo que todo eso.

Una cena, una conversación en el sofá o un paseo juntos siguen siendo planes románticos si les prestamos atención. Reservar tiempo y cuidados es la forma más bonita de hacer saber a tu pareja que la quieres.

Si una relación se cuida, esta crece: en este sentido, el tiempo que os dedicáis el uno al otro nunca es tiempo perdido.

Normalizar el afecto delante de los niños

Posiblemente no hay mayor declaración de amor que educar a vuestros hijos juntos. En el momento en el que la maternidad y la paternidad llegan a nuestras vidas, el pequeño de la casa se convierte en una parte más de la pareja.

Por eso, las celebraciones de amor pueden incluir perfectamente a nuestro pequeño o pequeña. Naturalizar las muestras de cariño y afecto delante de los niños contribuyen a que éstos tengan una infancia sana y feliz.

Celebrar el amor nunca pasa de moda

Quizás haya quien no lo crea, pero celebrar las ocasiones especiales nos motiva y anima a continuar viviendo y disfrutando los sentimientos que las hacen especiales.

Por eso, creemos que celebrar San Valentín es importante, aunque por supuesto, cada pareja lo hará a su manera. En cualquier caso, no te quedes sólo con el 14 de febrero: cuida la salud de la pareja cada día, porque lo más importante es quererse bien.

Deja una respuesta